Las diez plagas de Egipto

Al principio, todo el asunto de las plagas resultaba hasta divertido. Ver todas esas ranas saltando de aquí para allá, o a mayores y niños rascándose la cabeza mientras las abuelas los despiojaban... Sí, el sentido del humor de nuestro Señor es peculiar. Lo del río ensangrentado fue un ejemplo de cómo un truco sencillo puede resultar de lo más efectivo. Los egipcios quedaron realmente impresionados. Lo de las moscas fue un fallo de previsión: con tanta sangre en las aguas estaba claro que los bichos proliferarían pero, siendo yo un arcángel, no iba a preocuparme por esas minucias, y Él no había dispuesto nada al respecto. O tal vez sí.

Luego la cosa comenzó a volverse más seria. Para los demás, plenos al cumplir Sus designios bajo mis órdenes, el extender las enfermedades entre caballos, asnos, camellos vacas y ovejas fue una tarea rutinaria y hasta aburrida. Para mí pasó a resultar desagradable. No me gusta el sufrimiento. Ni el humano ni el animal. Él lo sabe, así me hizo. Fui yo el que intercedió por sus hijos y las bestias a las que había condenado, junto con la descendencia de mis hermanos, a perecer bajo las aguas. De nada sirvió. Cuando toma una decisión es inapelable. Hasta tuve que avisar a Noé justo momentos antes del Diluvio. Él es así.



Después de las bestias llegó el momento de marcar a los hombres. Aarón no dudó en tomar la ceniza que deposité en el horno para que Moisés la esparciera ante el faraón, causando sarpullidos, y después úlceras, entre los presentes. Entonces volví a llorar. Porque leí en los ojos del regente que no cedería, que no podía ceder. Y aunque aún no lo sabía, conociendo a mi Señor, intuía que los castigos comenzarían a ser definitivos si no dejaba ir libremente a su pueblo. De todos modos mantenía la esperanza de que fuera suficiente con el valor de la amenaza por venir y no fuese necesaria su ejecución. Iluso de mí.

Ángel del temblor y del trueno me llamaban. Me fue devuelta mi espada de fuego, y con ella lo hice llover mezclado con granizo. Mucho se perdió aquel día. Ha vuelto el arcángel del temor decían en voz baja. Hasta los elegidos sintieron el miedo hurgando en sus corazones. Porque nada hay más gozoso para nosotros que ejecutar la Ira de Dios en la tierra. Ni nada más terrible. Después trajimos millones y millones de langostas. Lo arrasaron todo. Pero el faraón seguía sin dejarlos marchar. Así que, pensé, ¿qué puede haber más desesperanzador para los adoradores del sol que verlo sucumbir entre sombras durante tres jornadas? De nuevo me confundí.

El final estaba cerca. Así lo entendí cuando por fin se me ordenó levantar la capa de tinieblas. Miles de ángeles serían enviados a una última misión que solamente Él y los siete que estamos ante Su Trono conocíamos. No hubo lugar para la duda. La llama de Dios sería quien los comandara y ejecutara la plaga final. Fui admirado por mis pares y debí sentirme honrado por dirigir el ejército celestial, para Su mayor gloria. Solamente pude aceptar. Aceptar y recordar cada una de las paladas necesarias para dar sepultura al primogénito del hombre y al primogénito de Iahvé. Llore por última vez. Enviaron instrucciones a Moisés. No me fui.

Quedamos a solas. Él no mostraba piedad, así que le ofrecí la mía. Imploré, pedí perdón por mis pecados: por no haber guardado bien el Árbol, por haber guiado a Satán sin querer hasta la Tierra al alumbrarla con mis ojos, por no haber vigilado a mis hermanos debidamente. No cedió. Él nunca cede. Sin embargo habló: “Tú eres mi faz, Uriel, el más poderoso de mis alientos. Y solamente tú puedes cumplir lo que ha de ser cumplido”. Entonces le solicité dos cosas: realizar la tarea en solitario y que me despojara del lastre de la piedad para ejecutarla raudo. Así lo hizo. Kemet amaneció sin primogénitos. Yo los destruí.

_

3 comentarios:

andando ligera dijo...

Me ha ENCANTADO. Genial, me lo he leído deseando que no se acabara.

Ahora es cuando tengo que repasar mis apuntes de comentarios de texto para poder hablar con propiedad del buen ritmo del relato y todas esas cosas.
Voy a estudiar y vuelvo.

Besazos.

Lenny Zelig dijo...

La dichosa conciencia. Cómo atormenta.
Fdo.: Arcángel Miguel (uno eficiente, sin conciencia).

Daniel Turambar dijo...

Gracias por pasar ;)

Sí, éste se desprende de la "virtud" equivocada.

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.

Aviso legal

A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente. No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas. Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita. El contenido del blog yaqe.blogspot.com se considera protegidos por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución. Los comentarios vertidos en ellos serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios. Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos. No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Además los comentarios, al hacerse públicos, se ceden gratuitamente al propietario del blog que podrá reproducirlos en cualquier medio, total o parcialmente, mencionando al autor de los mismos (pseudónimo utilizado) salvo que se indique lo contrario de forma explícita en el mismo comentario o posteriormente vía correo electrónico. Daniel Hermosel Murcia. 2008 - ...