Seguiré pensando en tu nombre. (III)

– Ha llegado un sobre grande para ti, ¿te la dejo aquí? – El cartero suele pasar temprano a dejarle la correspondencia en la tienda, que queda cerca de donde comienza su ruta de reparto, siempre con la misma fórmula. Araceli lo recoge impaciente, anticipando una buena noticia y le da las gracias.

Parece mentira, en los tiempos que corren, pero aún los documentos importantes se guardan en papel y no siempre siguiendo el mejor método, incluso en un registro oficial. Tal vez fuera por eso. Tal vez porque simplemente debía ser así. El caso es que la partida bautismal de Araceli llegó tarde, casi a apenas tres semanas de la fecha fijada. Araceli fue bautizada en el pueblo de su abuela, aquella a la que conoció con apenas unos meses de vida, y que sellaría su destino de mercera, diecinueve días antes de morir. Cada dos semanas, en el curso prematrimonial, les pedían a Alfonso y ella el documento, y cada dos semanas, tras la charla, Araceli volvía a llamar al sacristán preguntando por él. Al parecer, todo estaba revuelto gracias a la restauración de la vieja iglesia, que resultó esconder tallas pre-románicas de un gran valor para los técnicos de la Junta, quienes se las llevaron para poder catalogarlas y limpiarlas como es debido mientras duraran las obras. Los registros se habían trasladado a la propia casa del sacristán en cajas de cartón rellenas con desgana y sin método alguno por unas, eso sí, voluntariosas vecinas. Así, la solicitud del acta de bautismo de Araceli no podía llegar en peor momento ya que carpetas, libros, hojas sueltas y legajos se acumulaban aquí y allá. El sacristán, que conocía a los padres de Araceli, se apresuró a extender una especie de justificante para que la boda siguiera adelante, a la espera de que encontrara en el registro. Y si bien al cura oficiante le pareció suficiente y no puso ningún problema, la pareja de estirados, a los que tendría que aguantar en breve, y por última vez, no dejaban de poner pegas y de meter prisas, quejándose de paso de que los viajes de Alfonso no le permitieran celebrar las reuniones semanalmente, como Dios manda.

Bien, pues el dichoso papelito ya estaba aquí. Araceli abre el sobre y lo encuentra junto con una carta recargada y casi arcaica del sacristán pidiéndole excusas por la tardanza. Antes de que se le olvide va al cuaderno de bodas y busca, en la página marcada con una tira de papel verde pastel, la lista de documentación pendiente y pone una equis roja junto a la línea en la que dice Partida de bautismo: Araceli. Ya está prácticamente toda la documentación: las partidas de nacimiento de Araceli y Alfonso, las partidas de bautismo de los dos, por fin, las copias de los carnets de identidad, contaban también con los testigos y solamente faltaba el certificado del cursillo para que pudiera ponerse en marcha oficialmente el expediente matrimonial. Aún quedarían algunos trámites burocráticos.

Araceli está contenta, muy contenta. Rápidamente llama a Alfonso para comunicarle la noticia. Él se alegra con ella y aprovecha para decirle que, otra vez, llegará con el tiempo justo, que irá directamente al curso. Se dicen algunas ñoñerías, se dan algunos besos y cuelgan. Araceli está tan feliz y a la vez tan nerviosa que decide cerrar la tienda e irse a casa de su madre para ponerla al día. Al meter de nuevo el documento en el sobre un pequeño detalle llama la atención de su inconsciente y éste activa su mano para que se detenga y vuelva a sacarlo.

Ahí, entre su nombre y sus apellidos hay algo más escrito con una letra barroca y anticuada. Lo lee de nuevo. Es un segundo nombre. Su segundo nombre: Natalia. Araceli no se lo cree. ¿Natalia? Algo comienza a moverse dentro de su cabeza de forma autónoma. Ahora sí que tiene que ir a ver a su madre y preguntarle. Sea como sea tiene que salir de la mercería. Coge el bolso, las llaves de la verja y guarda el documento, junto con la carta del sacristán, en el sobre que termina ocultando bajo el mostrador. Mientras se dice, sin saber por qué:

– Sí, déjalo ahí.

_

9 comentarios:

azabache dijo...

Natalia? Araceli? Doble personalidad? O simplemente dos caras en la misma moneda?

Sea como sea, me parece que este post trae la brisa para la ventolera que tiene que mover a Araceli.

Nada, que me dejas enganchada a tu historia y a tu forma de compartirla con nosotros.

Queremos más!

b4u dijo...

Estoy con azabache, se avecina tormenta y, viendo las etiquetas, el próximo capítulo promete. Oye, ¿no lo puedes adelantar?

Lúcida dijo...

Vientos de cambio... Natalia me suena más fresco

Daniel H. M. dijo...

azabache: ains, qué previsible soy... Bueno, ya queda menos (dos capítulos) a ver si no os decepcionan.

b4u: sí, en el próximo capítulo ¡SEXO! jejeje.

Lúcida: los nombres es esta hitoria, como en casi todas las mías, son muy importantes, ya diré por qué.


Por cierto, si realmente queréis, no me importa adelantar la publicación del domingo al miercoles o el jueves y terminar el domingo la serie, vosotros mismos...

luna dijo...

Natalia.
Ummm, sí ese no es nombre de mercera.
De qué podría ser...

Qué adelante, qué adelante, qué adelante.
Ejem, ejem. Bueeeno si no es molestia para ti, estaría bien que adelantases al miércoles la próxima entrega, ;).

Daniel H. M. dijo...

No, definitivamente de mercera no es nombre, jejeje

AdR dijo...

A la expectativa me quedo... :)

Abrazos

remeras impresas dijo...

ahhhhh pero que prometedor esto! se viene buena la cosa, resulto que tiene otro nombre hay que ver que persnalidad trae Natalia ahora!, saludos, quedo a la espera.

Daniel H. M. dijo...

Finalmente, a petición popular, pública y privada, mañana conoceréis a Natalia. Hasta mañana pues.

(Saludos Adr y ra.. remeras, ains)

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.

Aviso legal

A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente. No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas. Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita. El contenido del blog yaqe.blogspot.com se considera protegidos por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución. Los comentarios vertidos en ellos serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios. Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos. No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Además los comentarios, al hacerse públicos, se ceden gratuitamente al propietario del blog que podrá reproducirlos en cualquier medio, total o parcialmente, mencionando al autor de los mismos (pseudónimo utilizado) salvo que se indique lo contrario de forma explícita en el mismo comentario o posteriormente vía correo electrónico. Daniel Hermosel Murcia. 2008 - ...