Seguiré pensando en tu nombre. (I)

– Tienes nombre de mercera. – Le dijo su abuela al conocerla. Araceli solamente tenía entonces unos meses de vida, pero estas palabras quedaron grabadas en su cerebro, aún por moldear, con tal fuerza, junto al intenso olor a piel de naranja que despedía la buena mujer, que determinaría inexorablemente su futuro, de forma desapercibida, pero clara. Nunca más volvió a ver a su abuela que murió diecinueve días más tarde, de un infarto cerebral, mientras iba a la frutería a por más naranjas.

Las palabras revolotearon dentro de su cabeza durante su infancia. Cuando jugaban a tenderas ella siempre cogía el costurero de su madre, ordenaba los hilos en un preciso orden cromático, los botones por tamaño, número de agujeros y material, cogía los pijamas de su padre, y atendía a sus amigas con una gran sonrisa y dos trenzas perfectamente simétricas.

Cuando fue mocita se enamoró y se olvidó de las cremalleras, parches y lanas. Sus amigas también se habían olvidado de los juegos al sol en la puerta de su casa, y vivían preocupadas, en los bancos del parque, por la opinión que de ellas tuviera el macarrilla alpha de turno. Araceli vivía su apasionada relación en secreto. No estaba bien visto que una quinceña andara por ahí suspirando por las esquinas al terminar de leer un poema o un diálogo apasionado. Se hubiera muerto de vergüenza si alguna de sus amigas llegara a sospechar siquiera de su tórrida relación con la literatura. Soñaba con ir a la universidad y casarse allí con las palabras, tras un largo noviazgo. Tal vez algún día llegara a ser escritora. Aún así seguía ordenando cromáticamente sus poemas favoritos, ya en alegres verdes o tristes grises, melancólicos azules marinos, tenebrosos negros, sutiles blancos o apasionados rojos, y las novelas por tamaño, número de corazones rotos y autor, con la precisión de su querencia nominal, moldeada al aroma de piel de naranja, para ser mercera.

Entró, por fin en la Facultad de Filosofía y Letras, y volvió a enamorarse, esta vez de un alumno de cuarto, que hacía las veces de ayudante del profesor de literatura barroca, por no decir de sustituto la mayoría de las veces. Araceli se olvidó de las novelas, los poemas, las frases, las palabras y hasta las letras. Ella se fue a vivir a su casa y él habitó su pensamiento. Sólo estaba él: por él comía, bebía y respiraba, por él se levantaba temprano para preparar las transparencias necesarias, por él se saltaba clases si había que pasar algo en limpio. Por él suspiraba cuando no estaba cerca, cuando se acercaba y cuando estaba a su lado. Por él, en resumen perdió tres años en los que apenas sacó un par de asignaturas, quien dice dos dice cinco, y por él lloró todo lo llorable, mares y océanos llegó a pensar en plan melodramático, cuando la dejó por una novata remilgada que se peinaba, casualidades de la vida, con unas trenzas perfectamente asimétricas.

Regresó al hogar. Tras meses sin salir a la calle, una tarde, mientras recogía la mesa de la comida, su padre suspiraba ronquidos en el sofá y su madre miraba la telenovela sin verla. Al ir a retirar unas cáscaras de naranja, al olor de las mondas, súbitamente surgió un impulso, el justo para incorporarse y tomar aire decidida, antes de que se formaran las palabras, que no se correspondían con exactamente con el pensamiento apático que nació de un remoto recuerdo. Ya había decidido cuál sería el siguiente paso, y brotó de su boca lo que desencadenaría el cambio de rumbo que su vida necesitaba.

– Tengo que buscar trabajo.

Dos meses después, con el aval de sus padres, Araceli abrió la única tienda que su nombre, gracias al auspicio de la perdida abuela, le permitía abrir: una mercería. Y sin saber cómo, el primer día, al irse a la cama tras haber tenido una jornada, ni estresante ni relajada, ni dura ni liviana, ni decepcionante ni excitante, ni buena ni mala, soñó con una mujer mayor, que olía intensamente a piel de naranja y dijo:

– ¡Ea, lo que yo decía, nombre de mercera!

_

12 comentarios:

Daniel H. M. dijo...

Los que hayáis leído la antología ya la conocéis, los que venís de antiguo también. Araceli ha vuelto y esta vez no piensa hacer prisioneros, en la última narración del año.

luna dijo...

Pues acabo de conocer a Araceli.
Nada iré a por la antología, que quiero conocerla mejor.

Besos.

Daniel H. M. dijo...

Uis, antes de precipitarte, en la antología solamente sale este capítulo o_O.

Un beso.

azabache dijo...

... Y es que por mucho dinero, nombre o relumbrón, sólo podemos esperar del trabajo dos cosas: algo de satisfacción personal y calidad de vida, lo demás, meros brillos de una sociedad que se preocupa más del continente que del contenido.

No esperes hasta el año próximo para darnos uno de tus relatos.

Daniel H. M. dijo...

Cada vez me explico peor 8), quiero decir que esta serie será la última del año, vamos que tiene cinco capítulos :D.

En cuanto al trabajo, si fuera tan bueno como dicen ya lo habrían acaparado los ricos (creo que es de Forges la frase, no recuerdo bien). Uno de esos males necesarios.

Un beso.

serigrafia dijo...

como los olores pueden retrotraernos a lugares o personas determinadas,en este caso un destino marcado por su abuela, hermoso relato.

Daniel H. M. dijo...

Pues sí, serigrafía (ains), por lo visto es el sentido que primero se fija en nuestro recuerdo junto con el gusto, luego la música y sonidos, las sensaciones táctiles y finalmente la sobrevalorada vista (vaya, que frikada en poco rato).

Espero que lo que sigue también te guste.

lunasyhormigas dijo...

Aún así me precipitaré en la antología. Pero gracias por la advertencia, jajaja.

Besazos.

Garewen dijo...

Por fin la hija pródiga! A ver si por fin me entero cómo acaba la Araceli...

Daniel H. M. dijo...

Gracias, pues, lunasyhormigas (por cierto algún día te preguntaré por el apodo) Un besazo.

Garewen, ya sabes, como el rosario de la aurora, jejeje (a ver si te gusta el nuevo nombre, no sé si te conté). Besos duenderiles.

Lúcida dijo...

Encantada Araceli, te seguiremos.

Daniel H. M. dijo...

Araceli está encantada también ;)

Por cierto la frase de arriba es de Cantinflas, no de Forges.

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.

Aviso legal

A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente. No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas. Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita. El contenido del blog yaqe.blogspot.com se considera protegidos por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución. Los comentarios vertidos en ellos serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios. Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos. No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Además los comentarios, al hacerse públicos, se ceden gratuitamente al propietario del blog que podrá reproducirlos en cualquier medio, total o parcialmente, mencionando al autor de los mismos (pseudónimo utilizado) salvo que se indique lo contrario de forma explícita en el mismo comentario o posteriormente vía correo electrónico. Daniel Hermosel Murcia. 2008 - ...