El hombre del pijama azul con un batín de terciopelo rojo (y IV)

– ¡Eh, tú!, sabes que no puedes entrar en el cuarto de los celadores. ¡Sal inmediatamente y vuelve a tu habitación!
– ¡Esta es mi habitación!
– Sal si no quieres que te saque yo.
– ¡Esto es un insulto!
– Y, ¿qué llevas ahí? ¡Déjame verlo!
– Nada, no llevo nada, me voy ya, pero me quejaré a la enfermera jefe.
– Venga, ¡largo!
– …
– Has sido un poco brusco, ¿no crees?
– Novato, sabes que no debes dar coba a los pacientes. Y menos a ése.
– Aún así, creo que te has pasado.
– Sabes que no le haría nada, hombre. Pero se cree que esta es su habitación, viene aquí se sienta en nuestros sillones, se toma nuestro café y hasta se pone a garabatear en el escritorio del jefe.
– Cree que era su cuarto. Me ha estado contando que…
– Ya, ya, la melodramática muerte de Papá Pitufo.
– ¿Papá Pitufo?
– Sí, se inventó esa historia hace unos años, cuando se obsesionó los esos dibujillos.
– Sí, bueno sabía que mentía pero había partes que…
– Nada, ni caso. Estuvo dando problemas hasta que consiguió de los doctores el batín rojo que lleva. Cada cierto tiempo le da por algo, se inventa toda una historia y la repite hasta que se la termina creyendo. Luego interpreta el papel hasta que nadie le hace caso y simplemente inventa otra mentira.
– Parecía real.
– Sí, cada vez las hace más verosímiles. No como la anterior en la que resultó que escondía la lista de lugares secretos en los que había escondido fragmentos de un artefacto alienígena capaz de salvar el mundo o destruirlo, según las manos en las que cayera.
– Y, ¿qué dicen los doctores?
– Le dejan hacer. El viejo es inofensivo. La verdad es que siempre va de salvador.
– Entonces, ¿cuál es su historia real?
– Pues no lo sé, según su historial lo encontraron semiinconsciente y medio desnudo en el bosque hace ya demasiados años. No hablaba y tenía un comportamiento extraño. Lo trajeron y desde entonces aquí sigue. Un día decidió que debía cuidar al resto de pacientes y desde entonces inventa sus historias. Ésta es la que más tiempo le dura.
– Y, ¿no tiene familia?
– Si la tuvo nadie vino a preguntando por él, que tampoco mencionó nunca a ningún conocido de fuera del hospital. Es un hombre raro. Pero, ¿sabes qué es lo más extraño?
– ¿El qué?
– Nunca, en todo este tiempo, ha permitido que nadie vea lo que guarda en la carpetita que esconde bajo el pijama.






* Sugerencia auditiva para la post-lectura


_

13 comentarios:

la inkilina dijo...

Buenos días vecino!!!

Soy tu vecina del ático
estoy dando una vuelta por la comunidad,solo pasaba a saludarte y si necesitas alguna cosa ya sabes coges el ascensor y subes al ático seras bienvenido.
feliz domingo vecino

Teddy Earley dijo...

Ya me parecía que cualquier psiquiatra competente y compasivo tenía que estar loco, o ser un farsante o un cuento.
Puede llamarme Hannibal.

b4u dijo...

¿Todo era mentira?, para esto te hubieras ahorrado el estrambote.

Daniel H. M. dijo...

inkilina, pasa hasta el fondo, como en tu ático.

teddy, digo Hannibal, éste cuadraba en la primera y tercera definición, ya le contaré el día que me internen qué me encuentro.

b4u, pues... ya avisé de que tal vez sobrara, bueno espero indulgencia.

Por cierto, ya sé que esto de la series peude ser un poco cansino, pero con el master no doy para más. El próximo domingo comineza una que se perdió en el trasvase de blogs y que tendrá cinco entregas, espero que la sensación de déjà vu ocasionada a los lectores con más solera no les haga huir en estampida. Y si eso os quejáis y se hará lo que se pueda.

Lúcida dijo...

Pues a mi me ha gustado esta última parte, no hay nada como una pequeña sorpresa que deje a la imaginación trabajar.

Daniel H. M. dijo...

Y en un momento dado sacar una secuela, ¿no lúcida?

contrahecho dijo...

Pues mira por donde, yo ahora le daría una vueltita de tuerca más al asunto..., ahora me falta otra entrega.
No se cómo vas a hacer para darnos gusto a todos jajaja.
Un saludo.

azabache dijo...

y sobre todo, ¿qué nos hace creernos al celador borde antes que a nuestro cuidador? Yo sigo apostando por él, al fin y al cabo, de su historia anterior no sabemos nada.

ups, que le doy paso pa otra secuela... ;-D

Daniel H. M. dijo...

Jejeje, no es la primera vez que me pasa, pero la historia es ésta, la semana que viene serie nueva y tal vez (si se me ocurre algo) vuelva Papá Pitufo.

Daniel H. M. dijo...

Bien visto azabache. No, si al final va a dar esto para una novela de 400 páginas y todo. Por suerte ahora no tengo tiempo.

pati dijo...

Por desgracia, diría yo ;)

Bueno, he llegado hasta aquí, me lo he leído de un tirón -que es como me gusta a mí leer los seriales- y la verdad es que me ha gustado.
En el tercer capítulo, y después de ver tanto pequeñín azul suelto, pensé en pitufos, pero descarté de inmediato esa imagen por descabellada... no me equivocaba :D

Conclusión: Sigo pensando que leerte es fascinante.

Saludos, daniel :)

Daniel H. M. dijo...

Gracias Pati

Vuelos Baratos dijo...

Está muy bien :)

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.

Aviso legal

A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente. No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas. Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita. El contenido del blog yaqe.blogspot.com se considera protegidos por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución. Los comentarios vertidos en ellos serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios. Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos. No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Además los comentarios, al hacerse públicos, se ceden gratuitamente al propietario del blog que podrá reproducirlos en cualquier medio, total o parcialmente, mencionando al autor de los mismos (pseudónimo utilizado) salvo que se indique lo contrario de forma explícita en el mismo comentario o posteriormente vía correo electrónico. Daniel Hermosel Murcia. 2008 - ...