Alien

Yo antes tenía una vida. Lo sé, aunque no lo recuerdo. Antes todo era diferente. En mi tierra, mi hogar. En sueños a veces aún puedo verlos. Mi esposa, mi hijo. Entonces despierto y estoy aquí de nuevo. En este lugar extraño, rodeado de seres extraños. Donde no soy nadie, nada. Invisible para ellos.

Son altos, esbeltos, de miembros alargados. Siempre cubiertos por ropas grises o negras. Caminan deprisa, comen deprisa, hablan de prisa en un idioma que no comprendo. Sus ojos son grandes y oscuros, siniestros. Nunca sé dónde están mirando.

A veces alguno se detiene gira la cabeza, me presiente, pero no me ve. Yo permanezco inmóvil y ellos pasan de largo. Me muevo entre las sombras, me alimento de sus abundantes desechos, me refugio del frío entre los huecos de sus titánicas construcciones de cristal. A veces alguno me percibe, se detiene, duda, y decide ignorarme, seguir con el paso rápido que le permiten sus largas piernas, volviendo a hablar de prisa, en su ininteligible lengua, con algún otro que está lejos. A veces alguno lanza cerca de mi algún objeto.

¿Cuánto llevo viviendo en este mundo extraño? ¿Cómo llegué hasta aquí? ¿Podré regresar algún día...? No lo sé, no lo recuerdo, no lo creo.

En este mundo el cielo es ceniciento, el viento corre insano cargado de olores agrios, los dos soles son pequeños y blancos, débiles y lejanos. Por todas partes se escucha un penetrante zumbido eléctrico que, creciendo en intensidad, me devora el cerebro. Entonces llega el dolor. Enloquezco. Intento taparme los oídos, mientras me retuerzo. Grito pero no me escuchan. Les llamo pero no me entienden.
A veces alguno cree oír un susurro en el viento, se vuelve, me intuye, dice algo en su rápido idioma. Yo sucumbo al dolor y caigo inconsciente, ojalá muerto. Cuando por fin despierto estoy solo en el suelo.

Un día uno pudo verme. Se sorprendió, pero no sintió miedo. Me habló lentamente. Me tendió sus largos brazos. Otros lo vieron y se acercaron. Miraban con sus grandes ojos vacíos. Movían sus cabezas y murmuraban. El que me veía se aproximaba a mí despacio, mientras hablaba. Yo estaba asustado. Eran muchos cerrando la única salida. Retrocedí. Él se detuvo. Levantó las grisáceas manos vacías despacio. Y de repente surgió el dolor, manando indómito de las profundidades de mi cerebro, estallando contra mi cráneo, tratando de escapar por mis oídos, mis ojos, liberado en un grito desesperado y después un mordisco en el brazo, una enorme mano sobre mis párpados, frío y sueño.

Yo antes tenía una vida. Lo sé, aunque no lo recuerdo. Antes todo era diferente. En mi tierra, mi hogar. En sueños a veces aún puedo verlos. Mi esposa, mi hijo. Entonces despierto y estoy aquí de nuevo. En este lugar blanco y acolchado, rodeado de seres extraños, altos, esbeltos de largos miembros y grandes ojos negros que me observan a través de los cristales del techo.


_

2 comentarios:

lady dijo...

Me gusta mucho, enhorabuena, te queria poner una imagen porque es la forma en que mejor podria expresar mi comentario pero no lo consegui , ya averiguare que codigo usan los blogs, saludos

Daniel Turambar dijo...

Gracias lady, me alegro que te gute. Nos leemos. Un beso.

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.

Aviso legal

A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente. No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas. Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita. El contenido del blog yaqe.blogspot.com se considera protegidos por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución. Los comentarios vertidos en ellos serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios. Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos. No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Además los comentarios, al hacerse públicos, se ceden gratuitamente al propietario del blog que podrá reproducirlos en cualquier medio, total o parcialmente, mencionando al autor de los mismos (pseudónimo utilizado) salvo que se indique lo contrario de forma explícita en el mismo comentario o posteriormente vía correo electrónico. Daniel Hermosel Murcia. 2008 - ...